El notario te asesora

Pedro Javier Viñuela Sandoval - Guillermo J. Croissier Naranjo - Javier Jiménez Cerrajería

Notarios asociados

C/ Domingo J. Navarro 1, planta 3ª (Esquina Triana 91) 35002, Las Palmas de Gran Canaria.

info@notariatriana91.com

T 928 431 795

La función pública notarial.-

El notario es un funcionario público del Estado que tiene la importante función proporcionar a los ciudadanos seguridad jurídica en el ámbito del tráfico jurídico extrajudicial. La seguridad jurídica es un valor esencial de nuestro Ordenamiento Jurídico y como tal está consagrado en el artículo 9 de la Constitución española.


El Notario, tiene como misión dotar de seguridad jurídica a los distintos actos o negocios que realizan los particulares en el ámbito extrajudicial. Los notarios dependen jerárquicamente de la Dirección General de Fe Pública y Seguridad Jurídica del Ministerio de Justicia (antes denominada Dirección General de los Registros y del Notariado)


El Notario, además de una funcionario público es un profesional del Derecho con una sólida y amplia formación jurídica, el acceso al Notariado exige estudios intensos y profundos, que se comprueban con un mecanismo de selección duro y objetivo. Los notarios actualizan de forma constante sus conocimientos profesionales en los ámbitos nacional e internacional. Esta doble cualidad del Notario como funcionario público y profesional del Derecho, garantiza su independencia


El Notario además ejerce su función en régimen de competencia con otros notarios. Los notarios compiten entre ellos en calidad y no en precios.

El notario es un profesional cercano e imparcial que te ayuda, asesora y garantiza que tu contrato o negocio, estén ajustados a la legalidad. El notario es garantía de legitimidad y seguridad tanto para los particulares como para el Estado. En definitiva, el notario es garantía de:

1.- Seguridad y legalidad: su objetivo es que el contrato, negocio o declaración esté ajustado a la legalidad y sea inatacable. La escritura pública es fehaciente ante los tribunales de Justicia: nadie pone en duda su veracidad.


2.- Tranquilidad: firmar cualquier documento ante notario aporta la tranquilidad de que el negocio o contrato es definitivo, inamovible y eficaz.


3.- Modernidad: Los notarios tratan de adelantarse y prevenir los nuevos requerimientos sociales y tecnológicos y adaptan sus funciones de forma permanente a cualquier innovación.

4.- Eficiencia: El coste de la intervención notarial es muy inferior a los costes sociales y económicos que evita. Sólo una pequeña parte de lo que se paga en la notaría pertenece a la factura del notario. La mayor parte es una provisión para hacer frente a impuestos, honorarios de registradores y otros gastos generados que el notario abona en nombre del cliente.

5.- Independencia: los notarios sólo están condicionados por la Ley.

¿En que momento debo acudir al notario?

Es fundamental que acuda al notario en la primera fase de la negociación. Le aconsejamos que no firme ningún tipo de acuerdo privado previo al otorgamiento del documento notarial sin haber consultado antes a su notario.

No dude en plantear en plantearnos sus preocupaciones e inquietudes en relación al negocio a celebrar y preguntarle las dudas tenga en relación al mismo, a la Escritura a tramitación posterior, impuestos, registro…

El notario tiene la obligación de asesorar jurídicamente, interpretar, configurar y autentificar con arreglo a la legalidad la voluntad de todas las partes y de forma especial la de aquella más necesitada de protección (artículo 147 del Reglamento Notarial).

Como funcionario público, el notario adecuará a la más estricta legalidad cualquier documento, declaración o acto que los particulares le soliciten y comprobará que los negocios queridos por la partes reúnen los requisitos exigidos por el ordenamiento jurídico. Este control de legalidad te da las mayores garantías y la total seguridad de que tu contrato o negocio es definitivo, inamovible y eficaz.

Entre otras muchas cuestiones el Notario también le informará y le prestará asesoramiento profesional y técnico, para organizar el destino de sus bienes tras su fallecimiento, tomar previsiones sobre su propia persona o de sus hijos y descendientes en los supuestos de incapacidad, organizar el régimen económico de su matrimonio, constituir una empresa… De esta forma, el Notario presta servicios:

A la persona: testamentos, herencias, donaciones, compraventas, préstamos personales e hipotecarios, pólizas, capitulaciones matrimoniales, bodas, separaciones y divorcios, otorgamiento de poderes, emancipación de hijos, resoluciones amigables de crisis matrimoniales, medidas de protección de familiares con discapacidad, reconocimiento de hijos, actas, actos de conciliación, cobro de deudas, etc.

Al empresario: constitución o disolución de una sociedad, fusiones, escisiones y transformaciones, transmisión de acciones y participaciones, financiación de empresas, leasing inmobiliario, transmisión de patentes y marcas, etc.

Beneficio social: El asesoramiento gratuito y la libertad de elección del notario hacen posible que aquellos usuarios con menor nivel adquisitivo o poca experiencia en temas jurídicos y legales accedan a un servicio de las mismas características y garantías que el resto. Por ello, existen cerca de 3.000 notarios repartidos por todo el territorio español, incluso en pueblos muy pequeños, de forma que todos los ciudadanos tengan acceso a los servicios notariales.

¿Cuánto cuesta el notario?

El otorgamiento de un documento público notarial es el resultado final de un trabajo largo, complejo, minucioso y delicado. Todos los notarios de España cobran lo mismo por idéntico servicio, ya que los Notarios compiten en entré sí en función de la calidad con la prestan el servicio público notarial y no en función del precio.

El coste del servicio público notarial viene fijado por el Estado a través del arancel notarial regulado en el Real Decreto 1426/89 de 17 de noviembre, publicado el 28 de noviembre en el BOE y que fue fijado en el año 1989, sin que haya sido revisado desde dicha fecha y que es el mismo para todos los notarios de España, que como hemos dicho compiten en calidad no en precio.

El arancel es el medio por el que se retribuye la función notarial y con el que se financia el sistema de seguridad jurídica preventiva, en el que, es el propio Estado el que garantiza la seguridad jurídica de las transacciones y del tráfico jurídico, a diferencia de otros sistemas como algunos sistemas jurídicos de corte anglosajones, en los que la seguridad jurídica está en manos de compañías aseguradoras privadas, con intereses particulares y cuyos servicios hay que ir contratando y renovando periódicamente.

Está demostrado que el coste del arancel notarial es muy inferior a los costes y daños sociales y económicos que se evitan por la intervención del notario. El establecimiento del mismo arancel (es decir el mismo coste por el mismo servicio) garantiza el acceso de todos los ciudadanos a la seguridad jurídica y garantías que implica la actuación notarial, con independencia de su renta o capacidad adquisitiva, evitando así los perjuicios que se derivan de otros sistemas jurídicos especialmente de corte anglosajón, en el que sólo aquellas personas con mayores recursos económicos pueden acceso a los servicios jurídicos de calidad. Los aranceles de los Notarios españoles son, después de los de Portugal, los más bajos de Europa, y si atendemos al servicios que ofrecen al ciudadano, son sin duda los más bajos de Europa. Además, desde el año 1989 se han introducido numeras reducciones y bonificaciones del arancel notarial de marcado carácter social, con el objeto de dar respuesta de las distintas necesidades de la sociedad española: reducciones para en el caso de adquisición y financiación de la vivienda habitual, adquisición y financiación de viviendas de protección oficial, cancelaciones y novaciones de préstamos hipotecarios, constitución de sociedades limitadas, concentración parcelaria…

Los honorarios notariales son sólo una pequeña parte de lo que se paga por la formalización de la mayor parte de los negocios jurídicos, en los que la mayor parte de los costes los constituyen las provisiones de fondos para hacer frente a impuestos, honorarios de registradores, gastos de gestión…

Además, la factura notarial cubre íntegramente el servicio de fe pública extrajudicial: oficinas, sueldo del equipo profesional, seguro de responsabilidad civil, informatización, encuadernación y conservación de las escrituras, mantenimiento de los colegios notariales… sólo una parte corresponde a los honorarios del notario. El notario está obligado a darte una factura detallada de sus servicios y costes correspondientes. Si tienes alguna duda con tu factura, el colegio notarial la revisará de forma gratuita.

Algunos valores del trabajo notarial que ayudan al usuario a ahorrar dinero:

  • Desempeña un papel de mediador y obtiene información relevante para los contratantes asesorándoles y comprobando su veracidad, lo que reduce a los particulares los gastos correspondientes.

  • Actúa en muchas ocasiones como un árbitro, al ayudar a conciliar los intereses de los particulares que acuden a él y evitando otro tipo de enfrentamientos legales.

  • Redacta la escritura correspondiente, adaptándola y modificándola para cada caso concreto.

  • Atribuye fe pública al contrato y asegura su cumplimiento dejándolo listo para su ejecución y asegurando la tranquilidad del usuario.

  • Junto a la Corporación Notarial conserva y custodia los documentos durante al menos 100 años sin ningún coste adicional.